¿Cómo hacer un viral?

19
Junio

Seguramente uno de los pedidos que más deben haber hecho las áreas de marketing a sus agencias o a sus propios equipos de trabajo ha sido este:

Necesitamos hacer un viral”.

Ok.

Pero… ¿qué significa realmente eso?

Y mas aún, ¿saben los involucrados, realmente, qué es lo que convierte en viral a un contenido? Porque si no es así, la misión no tiene ni pies ni cabeza, y estos no son tiempos para ver nuestros presupuestos descarrilarse en la autopista de las buenas intenciones.

PRIMERAS CONSIDERACIONES

Lo más importante es siempre tener en cuenta esto: Nadie puede garantizar que un contenido “sea” viral. Lo que sí puede depender de nosotros, es que tengamos los recursos para orientar nuestras publicaciones hacia esa dirección tan pronto sea posible. Lógicamente, todos deseamos que nuestro contenido sea conocido por todos y tenga una difusión amplia y duradera, pero si desaprovechamos ese momentum inicial, es probable que no lo logremos del todo.

Dicho esto, lo primero que debemos hacer para considerar si nuestro contenido es o pueda ser potencialmente viral, es preguntarnos:

¿SI NO FUERA TUYO, LO COMPARTIRÍAS?

Si tu respuesta ha sido un “No” honesto, entonces regresa a tu mesa de trabajo y replantea las cosas. Es evidente, si no vale la pena compartirlo por qué otras personas pensarían diferente.

Y la otra pregunta que debes hacerte a continuación, debe ser esta:

¿QUÉ ES LO QUE MÁS ESTÁN COMPARTIENDO LAS PERSONAS?

Es cuestión de darse una vuelta por los feeds de nuestras redes sociales: toneladas y toneladas de imágenes, contenido útil para cualquier cosa que el usuario requiera, y cosas que les sean divertidas, tiernas, inspiradoras, o hasta incluso desconcertantes. Es más, seguro tú mismo has llegado a compartir muchas de esas cosas. ¿Por qué lo hiciste? Piensa un poco…

¿Listo? Entonces, si has prestado atención y leído entre líneas, ya debes tener la respuesta:

LA GENTE COMPARTE LO QUE LE EMOCIONA

Así es. Todas aquellas publicaciones que rebotan y se comparten miles, millones de veces –jóvenes y adultos, hombres y mujeres– son aquellas que logran una complicidad emocional con las personas a las que llega. Y esto debe dejarnos algunas enseñanzas que también debemos tomar en cuenta:

  • Lo positivo siempre cuenta

    En efecto, si tus mensajes invocan a la felicidad, se convertirá en un contenido agradable para compartir con asiduidad.

  • Apela a las emociones intensas

    Algunas emociones inevitablemente son negativas (como el miedo a perder a alguien querido) pero manejadas con criterio y sensibilidad, además de las emociones positivas (como el entusiasmo o la pasión), se pueden convertir en mensajes que las personas quieran compartir con los demás.

  • “Real deal”

    Un contenido que emocione puede resultar más efectivo para tu estrategia que apelar a influencers y otros líderes en la industria para ayudar a expandir tu comunicación.

  • Contenidos relevantes

    En otras palabras, conserva un contenido que sea siempre fácil de compartir.

Ahora bien, uno de los temas que no debemos dejar inadvertido es tu audiencia, pues a ellos te diriges; aquí consideramos no solo a tus clientes sino también a quienes recién te conocen, incluso a aquellos que todavía no pero seguramente están buscando (y aún no lo saben). Hablemos de ellos, entonces.

TU AUDIENCIA ES LO QUE IMPORTA

Pregúntate: ¿cuál es el tamaño de tu audiencia? Si es amplia, felicitaciones. Mantenla de esa manera. ¿Cómo? Pues, valiéndote de tus plataformas de difusión, como el blog de tu empresa (¿no lo tienes? Crea uno) y tus redes sociales, que no tienen que ser todas las que existen, es cuestión de identificar con precisión cuál(es) es(son) la(s) que se ajusta(n) a tu público y sus necesidades.

Por el contrario, si no cuentas con muchos seguidores, aquí sí podrías apelar a “conectarte” (o contratar) influencers efectivos en redes sociales para que promuevan tu contenido con sus respectivas audiencias, y así generar interacción con la tuya; asimismo, una buena estrategia es establecer conexiones con grupos entre los cuales puedan compartir sus respectivos contenidos de valor; hoy por ellos, mañana por ti.

Emocionar a tu audiencia no es fácil. Entre otras cosas, hacerlo implica asumir una responsabilidad importante ante tus seguidores, pues ellos suelen confiar en lo que tú les comunicas. Por eso mismo, emocionar debe significar EDUCAR e INSPIRAR a quienes llegas. Es decir, todo lo que cuentas debe estar respaldado por datos e investigación. NO compartas contenido del que no estás seguro que sea cierto o no esté validado. En ese sentido, los números siempre respaldan todo lo que tengas que decir. Y si vas a hablar de la coyuntura, hazlo mientras eso sea RELEVANTE y ÚTIL para tu audiencia. Repite esto hasta aburrirte. Porque si no lo haces, alguien te lo recordará y seguramente no de muy buena manera.

De hecho, esto nos lleva a tratar el tema de los comentarios y las reacciones de los usuarios respecto a los contenidos y los propios comentarios de la gente. Aquí debemos aprender a aceptar cualquier emoción manifestada en los comentarios, y a su vez, conectarnos con esas emociones. De la misma forma, no nos debe temblar la mano para eliminar aquellos comentarios negativos que atacan a otros usuarios o comentan cosas que no siguen el flujo de la conversación (el llamado off-topic). Del lado contrario, no fomentemos el enfrentamiento entre las personas que comentan los contenidos, ni mucho menos eliminemos esos comentarios negativos (mientras estos hayan sido elaborados con respeto), pues dejan la impresión de poco interés en el tema por nuestra parte.

En suma, mientras tu objetivo sea generar tráfico hacia la web de tu negocio, asegúrate de mostrarle a la gente cómo implementar en ellos el mensaje que le estás dando. Esa es tu mejor oportunidad para mostrarles un ejemplo al respecto, y darles de inmediato los siguientes pasos a seguir. Finalmente, no generes contenido por el hecho de tenerlo y generarlo. Siempre apunta hacia lo emocional. Como hemos visto aquí, esa es la forma idónea de lograr que tu contenido sea efectivamente “viral”.

Artículos relacionados

Subir